Actualidad

Loading...

lunes, 17 de octubre de 2011

LA INVESTIGACION DOCUMENTAL: Monografías, Exposiciones, Ensayos (Argumentación)


Es un proceso de investigación amplio, que se realiza en forma ordenada y con objetivos precisos, basándose en la utilización de diferentes técnicas como la recolección, selección, análisis y presentación de datos en relación a un tema en especial; teniendo como fin la obtención de los resultados que conlleven al desarrollo del trabajo final o creación científica.

Vale la pena resaltar, que todo producto de una investigación científica de tipo documental, como su mismo nombre lo dice, se apoya en documentos, para procesar de manera eficiente la información. Una de las formas más comunes es la Monografía. No obstante, para realizar una redacción de tipo monográfica se debe primordialmente, delimitar el tema, siendo lo más específico posible e incluyendo la idea central o tesis que deseamos demostrar, para posteriormente y a partir de ella desarrollar las ideas secundarias; luego buscar la información adecuada y que se corresponda con el tema, consultando libros, diccionarios, revistas o enciclopedias, etc.; y una vez recabados todos los datos, es importante que estos se clasifiquen y se les dé la organización adecuada, categorizándolos si estos son “innecesarios” para el texto o “indispensables” para realizar un primer borrador, y así poder examinar los contenidos fundamentales de cada parte de la investigación y analizar la estructura que posee el texto, con lo que se procederá a redactar la monografía que finalmente será revisada con la mayor objetividad posible, ya sea de su parte o la de algún lector.

Esta elaboración se debe llevar a cabo sin dejar de lado, la estructuración correspondiente a un trabajo escrito, esto es el Título, Índice, Introducción, Desarrollo, Conclusiones, Referencias bibliográficas (con las correspondientes citas) y anexos si así los requiere la investigación. Posteriormente se puede evaluar cada una de las partes del trabajo escrito, estableciendo criterios que aseguren que el escrito cumple los objetivos que se plantearon al comienzo de la redacción y que ésta goza de coherencia (organización sistemática y no contradictoria en el hilo conductual de las ideas), pertinencia (mantener la relación de las ideas con el tema central, evitando rodeos y siempre mirando hacia el objetivo central), concordancia (complementación de las ideas que hace la lectura más fluida y amena), buena ortografía (escritura correcta de las palabras, considerando las reglas de acentuación), signos de puntuación bien empleados (ayudando así a comprender mejor el significado del texto), léxico (riqueza del vocabulario, precisión con la que se usan los términos) y estilo (sello personal, originalidad y creatividad en el uso del lenguaje) de gran calidad textual.

De allí que, las Exposiciones cobran una vital importancia en el tema de las investigaciones documentales, debido a que llega el momento en que el investigador debe presentar sus datos, ya sea a través de informes, trabajos escritos (como se explicó en el párrafo anterior) o de exposiciones orales. No obstante, existen momentos en los que el investigador (en este caso los estudiantes), no le sacan el debido provecho a la información indagada, recolectada y organizada; puesto que, al momento de exponer, la información resulta confusa, larga y carente de precisión, por cuanto estos se limitan a reproducir la información que previamente se consultó. Una de las recomendaciones para mejorar en los aspectos de precisión, orden y claridad en las ponencias, es la elaboración de esquemas (servirá de guía y le dará orden dado a los elementos centrales), captar la atención de la audiencia (mediante una anécdota u ocurrencia creativa al comienzo de la exposición), evitar las muletillas (quedarse atrapado por los nervios a exponer y usar expresiones que no agregan información y contribuyen a la distracción), ser precisos en el uso del lenguaje, sin improvisar ni mucho menos leer.

En la etapa de presentación de los datos e información en el marco de la investigación documental, parte importante cubren los tipos de escritos que se realicen, y se establecen tres tipos: Descriptivos, Narrativos y Expositivos. En la descripción, se representa una escena a través de alguien o algo por medio del lenguaje. En la narración, se cuenta una historia o se presenta una serie de hechos o sucesos situados en el tiempo a través de una cadena temática o casual. En la exposición, se explican hechos, sucesos, acciones sin emitir ningún juicio de valor y con la mayor objetividad posible, siendo claro, organizado y comprensivo en el lenguaje.

Muy relacionado a los textos expositivos y argumentativos, se encuentran los denominados Ensayos. El Ensayo, es un tipo de escrito que consiste en la defensa de un punto de vista personal y subjetivo sobre un tema (humanístico, filosófico, político, social, cultural, etc.), y el autor expresa sus reflexiones acerca del mismo. Es un trabajo donde, después de una revisión completamente analítica y crítica de la bibliografía, se realiza una síntesis propia, se emiten juicios personales sobre el tema (objeto de estudio). Para un ensayo debe tomarse en cuenta la estructura y esta va complementada primordialmente por una Introducción, Desarrollo y Conclusión.

Ahora bien, para la argumentación, esta forma de comunicación se emplea diariamente, cuando se discute sobre un tema determinado, ya sea en el trabajo, en el hogar o en la universidad, y se entra en argumentación cuando se tiene razones a favor o en contra de cierta postura, para hacer valer una opinión por encima de otra y así refutar la contraria. Un texto argumentativo, persuade al lector, lo convence apelando a sus sentimientos y en la práctica lo adhiere a la causa argumentada en el escrito, modificándole sus opiniones para así lograr su cometido.

De esta manera, se da por sentado que la investigación documental es mucho más compleja de lo que parece, debido a que encierra entre sus vertientes diversos elementos que pueden jugar a favor o en contra de una buena investigación, es decir, una buena recolección, organización, y presentación o reproducción de las fuentes consultadas para adquirir la información, y así poder obtener los resultados que se esperan de la misma.



Freddy Figueroa

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada